¿Creó Aulë a los Enanos?

08 de Noviembre de 2002, a las 00:00 -
Sobre los Enanos - Preguntas frecuentes (y no tan frecuentes) :: [enlace]Meneame

"Se dice que al principio los Enanos fueron hechos por Aulë en la oscuridad de la Tierra Media; porque tanto deseaba Aulë la llegada de los Hijos, tener discípulos a quienes enseñarles su ciencia y artesanía, que no estuvo dispuesto a aguardar el cumplimiento de los designios de Ilúvatar. Y Aulë hizo a los Enanos como son todavía, porque aún no tenía clara en la mente la forma de los Hijos que estaban por venir y porque el poder de Melkor aún obraba en la Tierra; y por tanto deseó que fueran fuertes e inquebrantables. Pero temiendo que los otros Valar lo culparan, trabajó en secreto; e hizo primero a los Siete Padres de los Enanos en un palacio bajo las montañas de la Tierra Media."
(El Silmarillion, "De Aulë y Yavanna")
     Si hemos de basarnos únicamente en este texto, la respuesta parece clara: Aulë creó a los Enanos, trabajó en secreto haciendo primero a los Siete Padres, y todo esto con el desconocimiento por parte de los demás Valar (como buen secreto que era).
     Sin embargo surge una primera duda, ¿cómo es posible que los Valar, que participaron en la Música de la Creación, no tuvieran conocimiento de la llegada de los Enanos?

"Sin embargo, algunas cosas hay que no pueden ver, ni a solas ni aun consultándose entre ellos; porque a nadie más que a sí mismo ha revelado Ilúvatar todo lo que Él tiene en reserva y en cada edad aparecen cosas nuevas e imprevistas, pero no proceden del pasado… Y vieron con asombro la llegada de los Hijos de Ilúvatar y las estancias preparadas para ellos, y advirtieron que ellos mismos durante la labor de la música habían estado ocupados en la preparación de esta morada, pero ignorando que tuviese algún otro propósito que su propia belleza."
(El Silmarillion, "Ainulindalë")
     Como podemos comprobar había cosas que los Valar desconocían y que no habían visto; y entre ellas, obviamente, se encontraba la creación de los Enanos.
     En las Cartas encontramos la confirmación de este desconocimiento por parte de los Valar:

"El conocimiento del Drama de la Creación era incompleto: incompleto por parte de cada uno de los ‘dioses’ individuales e incompleto aunque el conocimiento del panteón entero se amalgamara. Puesto que el Creador (en parte para dar una nueva dirección al mal provocado por Melkor, el rebelde; en parte para el acabado de todo con fineza de detalle) no lo había revelado todo."
(Carta nº 131)
     Aclarado este aspecto nos surge otra cuestión, y más importante si cabe: ¿no tenía conocimiento el propio Ilúvatar de las obras de su Vala Aulë? Y se podría llegar más lejos: ¿fue realmente Aulë el creador de los Enanos?
     La respuesta (al menos en parte) nos la da la conversación entre Ilúvatar y Aulë que encontramos en el fragmento que sigue al mencionado en el principio de esta FAQ:

"Ahora bien, Ilúvatar sabía lo que se estaba haciendo, y a la hora misma en que Aulë completó su obra, y sintiéndose complacido, empezó a instruir a los Enanos en la lengua que había inventado para ellos, Ilúvatar le habló: -¿Por qué has hecho esto? ¿Por qué intentas algo que está más allá de tu poder y tu autoridad, como bien lo sabes? Pues has recibido de mí como don sólo tu propio ser, y ninguna otra cosa, y por tanto las criaturas de tu mano y tu mente sólo pueden vivir de ese ser, moviéndose cuando tú lo piensas, y si tu pensamiento está en otro sitio, quedándose quietos. ¿Es ése tu deseo?
     Entonces Aulë contestó: -Yo no deseé semejante dominio. Deseé criaturas que no fueran como yo, para amarlas y enseñarles, de modo que ellas también pudieran percibir la belleza de , que tú mismo hiciste. Porque me pareció que había grandes espacios en Arda como para que muchas criaturas pudieran regocijarse en ella, y sin embargo aún se encuentra casi toda muda y vacía. Y en mi impaciencia he dado en la locura. No obstante llevo en el corazón la hechura de cosas nuevas a causa de la hechura que tú mismo me diste; y el niño de escaso entendimiento que convierte en juego los trabajos del padre puede no hacerlo por burla, sino porque es el hijo del padre. Pero, ¿qué haré ahora para que no estés siempre enfadado conmigo? Como un niño a su padre te ofrezco yo estas criaturas, obra de las manos que tú mismo has hecho. Dispón de ellas como más te plazca. Pero ¿no tendría que destruir yo mismo la obra de mi presunción?
     Alzó entonces Aulë un gran martillo para golpear a los Enanos; y lloró. Pero Ilúvatar vió la humildad de Aulë, y tuvo compasión de él y de su deseo; y los Enanos se sobrecogieron ante el martillo y se asustaron, e inclinaron la cabeza y suplicaron clemencia. Y la voz de Ilúvatar le dijo a Aulë -Acepto tu ofrenda tal como era al principio. ¿No ves que estas criaturas tienen ahora una vida propia y hablan con sus propias voces? De otro modo no habrían esquivado tu golpe, ni orden alguna de tu voluntad-. Entonces Aulë soltó el martillo y se sintió complacido, y dio las gracias a Ilúvatar diciendo: -Quiera Eru bendecir mi obra y enderezarla.
     Pero Ilúvatar habló otra vez y dijo: -En el principio del Mundo di ser a los pensamientos de los Ainur y de ese mismo modo he tomado ahora tu deseo y le he dado sitio en el Mundo; pero no enderezaré de ningún modo la obra de tus manos, y tal como la hiciste, así será."

(El Silmarillion, "De Aulë y Yavanna")
     Las acciones de Aulë, como no podía ser de otra manera, eran conocidas por Ilúvatar, pero no estaba dentro de sus atribuciones la creación de seres con vida independiente. Aulë creó autómatas que estaban sometidos a su voluntad y que no tenían vida propia, pues el único capaz de crear vida independiente es el propio Ilúvatar.
     Fue tras el sincero arrepentimiento de Aulë cuando Ilúvatar da vida "real" a los Enanos; las "creaciones" de Aulë tenían así por fin vida propia, vida que, como no podía ser de otra manera, procedía del mismísimo Ilúvatar.
     El propio Tolkien, en sus Cartas, nos lo explica con estas palabras:

"Aulë, por ejemplo, uno de los Grandes, en cierto sentido ‘cayó’, porque deseaba de tal modo ver a los Hijos, que se impacientó e intentó anticiparse a la voluntad del Creador. Siendo el más grande de los artesanos, trató de hacer criaturas, de acuerdo con el conocimiento imperfecto propio de su especie. Cuando hubo hecho los trece, Dios le habló con enfado, pero no sin piedad: porque Aulë no había hecho esto por el maligno deseo de tener esclavos y súbditos propios, sino por amor impaciente, deseoso de criaturas con las que conversar y a las cuales enseñar, compartiendo con ellas las alabanzas de Ilúvatar y el amor por los materiales de que está hecho el mundo.
     El Único reprendió a Aulë diciéndole que había intentado usurpar el poder del Creador, pero no pudo dar vida independiente a lo que había hecho. Sólo tenía una vida, la suya, derivada del Único, y sólo podía cuando más distribuirla. ‘Considera’, dijo el Único: ‘Estas criaturas sólo tienen tu voluntad y tu movimiento. Aunque has inventado una lengua para ellas, sólo pueden comunicarte tu propio pensamiento. Esto es un pobre remedo para mí.’"

(Carta nº 212)
     Pero como se ha dicho anteriormente, se puede llegar a cuestionar incluso que Aulë fuese el único responsable de la creación de los Enanos, tuviesen éstos o no vida propia.

"Entonces Ilúvatar habló, y dijo: -Poderosos son los Ainur, y entre todos ellos el más poderoso es Melkor; pero sepan él y todos los Ainur que yo soy Ilúvatar; os mostraré las cosas que habéis cantado y así veréis qué habéis hecho. Y tú, Melkor, verás que ningún tema puede tocarse que no tenga en mí su fuente más profunda, y que nadie puede alterar la música a mi pesar. Porque aquel que lo intente probará que es sólo mi instrumento para la creación de cosas más maravillosas todavía, que él no ha imaginado..."

...Y cuando los Ainur hubieron mirado un rato en silencio, volvió a hablar Ilúvatar: -¡Contemplad vuestra música! Éste es vuestro canto y cada uno de vosotros encontrará en él, entre lo que os he propuesto, todas las cosas que en apariencia habéis inventado o añadido."
(El Silmarillion, "Ainulindalë")
     La conclusión a la que podemos llegar tras leer estos dos fragmentos es conocida: nadie puede alterar la Música en contra de la voluntad de Ilúvatar. La supuesta "creación" de los Enanos por parte del Vala Aulë era un suceso que estaba contemplado por Ilúvatar, aunque ese hecho, como ya ha sido comentado antes, no era del conocimiento del resto de los Valar.
     El propio Aulë "crea" a los Enanos, pero en realidad sólo en apariencia, él (al igual que el resto de los Valar) no es más que un instrumento para la Creación Divina de Ilúvatar.
     Porque hay una cosa que está clara, y es que los Ainur no intervinieron en la creación de los Hijos de Ilúvatar, tal y como se dice (entre otros) en el siguiente texto:

"Porque sólo Él había concebido a los Hijos de Ilúvatar; que llegaron con el tercer tema, y no estaban en aquel que Ilúvatar había propuesto en un principio, y ninguno de los Ainur había intervenido en esta creación."
(El Silmarillion, "Ainulindalë")
     Pero claro, la cuestión entonces es la siguiente: ¿han de ser contados los Enanos entre los Hijos de Ilúvatar?; porque hasta ahora se ha estado hablando de la no intervención de los Ainur en la creación de los Hijos, pero si los Enanos no están entre ellos la cosa cambia mucho.
     Pero el problema es que la gran mayoría de los escritos son de procedencia élfica, y es sabido el poco amor que había entre ambos pueblos. En esos escritos los Enanos tienen una importancia marginal, y se niega su condición de Hijos de Ilúvatar:

"Ahora bien, los Hijos de Ilúvatar son Elfos y Hombres, los Primeros Nacidos y los Seguidores."
(El Silmarillion, "Ainulindalë")
     Esta creencia, sin embargo, no es cierta, y tiene la misma validez que el resto de tradiciones élficas que afirman, por ejemplo, que los Enanos proceden de la piedra y que no tienen vida propia.

"Esta breve versión finaliza con estas notables palabras: ‘Pero Eru no les dio la inmortalidad de los Elfos, pero sí vidas más largas que a los Hombres.’ ‘Ellos serán los terceros hijos y aún por encima de los Hombres, los segundos.’"
(Los Pueblos de la Tierra Media, "Últimos Escritos", nota 23)
     Esos "terceros hijos" de los que se habla no son otros que los Enanos... los terceros Hijos de Ilúvatar. Y no sólo eso, pues su jerarquía podría incluso ser superior a la de los Hombres: ¡ellos serían los segundos hijos, y no nosotros!

     Mas una cosa es cierta, y no puede ser olvidada: para los Enanos Aulë es su auténtico Padre, y los demás podemos opinar lo que nos apetezca.


© Las FAQ de ElFenómeno, 2002
   

subir

Películas y Fan Film
Tolkien y su obra
 Noticias
 Multimedia
 Fenopaedia
 Reportajes
 FAQ
 El Rincón De...
 Nuevas FAQ
 Lenguas
Fenómenos: trabajos de los fans
Rol, Juegos, Videojuegos, Cartas, etc.
Otras obras de Fantasía y Ciencia-Ficción

Ayuda a mantener esta web




Nombre: 
Clave: 


Entrar en el Mapa de la Tierra Media con Google Maps

Mapa de la Tierra Media con Google Maps
Elfenomeno.com
Noticias Tolkien - El Señor de los AnillosReportajes, ensayos y relatos sobre la obra de TolkienFenopaedia: La Enciclopedia Tolkien Online de Elfenomeno.comFotogramas, ilustraciones, maquetas y todos los trabajos relacionados con Tolkien, El Silmarillion, El Señor de los Anillos, etc.Tienda Amazon - Elfenomeno.com name=Foro Tolkien - El Señor de los Anillos