Curso de Quenya: Lección Catorce

12 de Septiembre de 2006, a las 18:40 - Helge K. Fauskanger - Traducción de Antonio Palomino
Las Lenguas de Tolkien - Reportajes Tolkien :: [enlace]Meneame

LECCIÓN CATORCE:

Los casos Alativo y Ablativo. / Equë y Auta: dos verbos peculiares. / Terminaciones pronominales posesivas: -nya, -lya, -lma, -nma:

LOS CASOS ALATIVO Y ABLATIVO:

La terminación -n del caso dativo presentada en la lección anterior, puede corresponder a veces a la preposición "a", como cuando se añade a los gerundios: enyalien = "recordar" (1) (UT:317). Esta es una variante abstracta de "to"; como hemos visto, el dativo Quenya puede traducirse también en frases que contengan la preposición "por/para", o simplemente corresponderse con el orden inglés de las palabras.

No obstante el Quenya posee una forma especial de caso, implicando "a" en el sentido más básico de "hacia" o "contra"; el término latin para estos casos es el alativo. La terminación Quenya en esta ocasión es -nna: en la entrada Eldanna en el índice de UT, Christopher Tolkien identifica esta terminación como "...un sufijo de movimiento hacia...". La palabra Eldanna en sí misma no es un mal ejemplo; puede traducirse como "Distritos de los Elfos", usado por los Númenoranos como el nombre de la bahía de la costa oeste de Númenor, en la parte del Reino Bendito donde moraban los Eldar (UT:164). En La Declaración de Elendil, repetida por Aragorn en su coronación, la terminación -nna lleva toda la fuerza de "a" con la implicación de "movimiento hacia...": Et Eärello Endorenna utúlien "salí del Gran Mar y vine a la Tierra Media [Endor]". También la oración sin quentë Quendingoldo Elendilenna (PM:401), que aparentemente significa "así habló Quendingoldo a Elendil" (o quizá "el tal Quendingoldo dijo a Elendil"; el significado de la palabra sin, no está claro). Como formas alativas para cirya "barco" y lassë "hoja", la Carta Plotz apunta ciryanna "a un barco" y lassenna "a una hoja" (por supuesto, aquí el énfasis recae sobre la vocal de la segunda sílaba desde el final porque le sigue un grupo de consonantes formado por la terminación -nna: ciryAnna, lassEnna). Así pues, si queremos decir "iré al barco" en Quenya, no usaremos una palabra separada para decir "a/al/a el", sino que emplearemos la terminación -nna: lelyuvan i ciryanna.

Aunque la terminación -nna pueda a veces traducirse como "hacia", p.e.: Elenna "hacia las estrellas", como un nombre de Númenor (ver más adelante), la palabra "hacia" no puede aplicarse libremente a cualquier terminación de nombre en Quenya. Aunque si traducimos columbus lendë Americanna como "Colón fue hacia América" se podría considerar una traducción aceptable, dotando al idioma de un caso alativo actual.

NOTA: Además de -nna hay también indicios de una terminación más vieja del alativo en Quenya: en el Elfico Primitivo, estaba la forma -da, reducida más tarde a -d (WJ:366). En Quenya, esta -d se convirtió en -z y más tarde en -r; hemos encontrado la palabra mir "dentro" (literalmente mi-r "en-a", de mi "en"!). Como esta terminación podría confundirse con la del plural -r (como en Eldar), tan solo ha sobrevivido en un manojo de palabras que indican "movimiento a..." o "hacia..." algún punto. Los ejemplos comprobados incluyen tar "allá", oar "fuera", yar "a quien" y mir "dentro". Actualmente "dentro" puede ser también minna, con la moderna y más normal terminación alativa -nna. Del mismo modo, "allá" puede ser tanto tanna como tar.

Si el Quenya puede expresar "a, hacia" mediante una terminación de caso, podemos deducir que habrá también una terminación capaz de definir "de, desde". La hay...

Como apuntamos en la Lección Once, la terminación -o del genitivo puede en ocasiones, tener su significado particular, como ocurre con una palabra que hay en Namárië: oiolossëo = "de/desde Oiolossë" (El Monte Siempre Blanco). Sin embargo, la idea "de/desde" se expresa regularmente mediante el caso ablativo, el cual se identifica con la terminación -llo. Con arreglo a Plotz, tenemos formas como lassello "de una hoja" y ciryallo "de un barco" (otra vez el acento en la segunda sílaba desde el final, por supuesto). Así, podemos construir oraciones como tulin i ciryallo "vengo del barco". De un ejemplo del propio Tolkien, tenemos la frase métima hrestallo "desde la orilla perdida", en el Poema Markirya. Tanto al alativo como el ablativo se ejemplifican en la frase telmello talmanna "desde el tejado (telmë) a la base (talma", esto es: "de arriba abajo" (en la entrada TEL- de las Etym tal y como se reproduce en LotR, esta expresión se cita como telmello telmanna, pero esto es solamente un modelo, y evidentemente en la entrada TAL-, la palabra que encontraremos con el significado de "base", será talma y no telma).

Para la forma plural del ablativo parecen existir varias opciones. Así como el sufijo -nna del alativo, se convierte en -nnar en el plural, la terminación -llo del ablativo podría tener su equivalente plural en -llor: en el poema Markirya, Tolkien usó elenillor como el ablativo plural de elen "estrella", su traducción sería "de las estrellas". Sin embargo, y según la Carta Plotz, el ablativo plural termina en -llon. Esta terminación lleva la misma marca plural -n que el -on del genitivo plural (la terminación básica del genitivo -o+la del plural -n, WJ:407). Una de las tablas de terminaciones de casos más antiguas, lleva las dos: -llor y -llon, como posibles terminaciones del ablativo plural. Así, "vengo de los barcos" podría ser tulin i ciryallor, y también tulin i ciryallon. Yo prefiero -llon, la variante de la Carta Plotz, ya que esa es nuestra fuente más moderna en cuanto a los casos Quenya, aunque -llor debe considerarse también una alternativa válida.

El dual Alativo/Ablativo:

Las formas duales del alativo y el ablativo, incluyen las ya familiares terminaciones -t, las cuales sustituyen a una de las consonantes de los sufijos -nna y -llo, produciendo -nta y -lto. Así, al nominativo ciryat "dos barcos, una pareja/un par de barcos", le corresponde la forma alativa ciryanta "hacia una pareja de barcos", y la ablativa ciryalto "de/desde una pareja de barcos". Estos son ejemplos que Tolkien usó en Plotz, pero tampoco tenemos la completa certeza de que las mismas terminaciones sirvan para un nombre cuyo nominativo dual termine en -u en vez de hacerlo en -t. Usando Aldu, nuestro más conocido y familiar ejemplo: "a los Dos Árboles", ¿sería Aldunta, o simplemente Aldunna? De la misma manera, "de/desde los Dos Árboles", sería Aldulto, o solo Aldullo? Tiendo a pensar que serían Aldunna y Aldullo las mejores formas, aunque sin ejemplos comprobados, no puedo estar seguro.

Tipos adicionales de significados de los casos Alativo y Ablativo:

Aunque la primera implicación de estos casos es la de "a/hacia" y "de/desde", tienen también otros tipos de significados:

La idea actual de un movimiento físico "hacia" o "desde" algo, no siempre está presente. Advierto acerca del uso del ablativo en una frase hallada en J.R.R.Tolkien, Artista e Ilustrador: Itarildë Ondolindello "Itarildë de Ondolindë", o como mejor se conoce, en la forma Sindarin: "Idril de Gondolin". Esta forma identifica a Idril como una persona que vive en Gondolin; la forma Quenya no implica necesariamente que en estos momentos, Idril haya dejado Gondolin. Posiblemente, el ablativo pueda usarse de otras maneras que no conlleven o impliquen movimiento. Observando el verbo Quenya ruc- "sentir miedo, temer, tener terror", vemos que Tolkien escribió que "está construido `a partir` del objeto aterrado o atemorizado" (WJ:415). No tenemos ni más información ni más ejemplos, pero "de/desde" se expresa generalmente mediante el caso ablativo en Quenya. Sabiendo que "monstruo" en Quenya es ulundo, quizá "temo al monstruo/tengo miedo del monstruo", se pueda traducir como rucin i ulundollo (en la medida en que las palabras "de" y "desde" expresan significados relacionados, se podría comparar con la traducción en nuestro idioma: "tengo miedo del monstruo").

En cuanto al alativo, no siempre significa "a/hacia", sino que puede también implicar "sobre": los significados son relativos en la medida en que un objeto que descansa "sobre" algo, también presiona "hacia" ese algo, aunque esto no describa un movimiento precisamente. Este uso del alativo se da generalmente en conexión con el verbo caita- "yacer", como en una oración de la prosa Namárië: mornië caita i falmalinnar "la oscuridad cae sobre las espumosas olas" (falma "ola espumosa", no solo lleva aquí la terminación del alativo plural (-nnar), sino también la marca del partitivo plural (-li), posiblemente está implicando en este contexto "un gran número de olas": en su traducción interlineal en RGEO:67, Tolkien analizó falma-li-nnar como "olas espumosas-muchas-sobre"). Se encuentran más ejemplos de formas alativas implicando "sobre" en el poema Markirya; tenemos atalantië mindoninnar (o mindonnar) "sobre las torres caídas", y axor ilcalannar "sobre los huesos brillantes".

Sin embargo, debemos ser conscientes de que aunque los casos alativo y ablativo no siempre implican movimiento físico "de" o "hacia" algo, sus significados básicos "a/hacia", "de/desde" pueden también reforzarse. El alativo puede a veces sugerir (además de movimiento "hacia") movimiento "hacia dentro de...": los ejemplos comprobados son: ëari lantier cilyanna "los mares cayeron hacia un abismo" (LR:56), y mannar Valion "entre las manos de los Vali [Valar]" (La Canción de Fíriel). El ablativo puede indicar movimiento "hacia fuera de..." algo, y no solamente "desde" ese algo: la palabra sindanóriello que aparece en Namárië, la tradujo Tolkien como "fuera de un país gris" (aunque en el análisis interlineal de RGEO:67, lo partió: sindanórie-llo, traduciéndolo como "desde un país gris").

Estos usos adicionales de los casos alativo y ablativo, pueden conducirnos a ciertas ambigüedades: ¿Debe interpretarse lenden i coanna como "fui a la casa", o como "entré/fui dentro de la casa"? Donde se suscite la confusión lo mejor será usar la palabra independiente mir (o minna), si se quiere decir "hacia dentro": lenden mir/minna i coa. De la misma manera que "fuera de" es opuesto a "desde/de", la Declaración de Elendil demuestra que la palabra et "fuera" puede colocarse delante de una forma ablativa para aclarar el significado: et Eärello...utúlien "fuera de [o fuera desde] el Gran Mar...he venido". Algunos podrían considerar a et "fuera" como una preposición gobernando el caso ablativo (como ú "sin" gobierna al caso genitivo).

La adición de terminaciones del alativo y el ablativo a los nombres terminados en consonante:

Los sufijos como -nna y -llo y sus variantes duales/plurales, nunca se pueden añadir directamente a un nombre terminado en consonante sin crear un grupo imposible de cosnonantes. P.e.: el alativo "a Elendil", no puede ser **Elendilnna, ya que la fonética Quenya no permite el grupo -lnn-. Como es evidente por la forma Elendilenna aparecida en PM:401, el idioma ha resuelto este problema insertando una vocal -e- de conexión ante la terminación del caso. Las formas alativa y ablativa que aparecen en la Declaración de Elendil en LotR, son ejemplos de esto mismo: et Eärello "fuera del Gran Mar" (Eär: el nombre Quenya del Océano), Endorenna "a la Tierra Media" (Endor: palabra Quenya que significa "Tierra Media"). Sin embargo, la palabra Eär también se cita en la forma Eärë (SD:305), y Endor es una forma corta de la más antigua y larga Endórë, así que no podemos tener la completa seguridad de que esa "e" que aparece ante las terminaciones de los casos en las formas citadas, no sea simplemente parte de la forma antigua del propio nombre. Por otro lado, el ejemplo Elendilenna casi incluye una vocal "e" conectora, por lo que no hay razón para creer que el nombre Elendil terminara en . La principal estrategia para evitar grupos de consonantes no deseados ante la terminación de los casos, será probablemente insertar una -e- ante la terminación.

Debemos sin embargo advertir, que en el caso de un nombre plural requiriendo una vocal de conexión, parece que se prefiere a -i en vez de a -e. Ya hemos mencionado que en el poema Markirya, Tolkien usó elenillor como el ablativo plural de elen "estrella". Efectivamente, la terminación -llor del ablativo plural se ha añadido al nominativo plural eleni. Una versión de Markirya tiene también mindoninnar como el alativo plural "por encima de las torres" (antes Tolkien había decidido ir a una forma contraída; ver más adelante). Aquí, se ha añadido la terminación del alativo plural al nominativo plural mindoni "torres".

NOTA: Advertimos que a pesar de todo, estos nombres terminados en con el nominativo plural terminado en -i (p.e.: lassë "hoja", plural: lassi), no cambian su final a -i ante terminaciones como -nnar o -llon/-llor: Plotz indica que las formas plurales de los casos alativo y ablativo de lassë, son respectivamente: lassennar y lassellon, y no: **lassinnar y **lassillon. A este respecto, los casos alativo y ablativo difieren del caso genitivo: un nombre que forma su nominativo plural terminado en -i, siempre lleva este final ante la terminación -on del genitivo plural: el genitivo plural de lassë será lassion y no **lassëon.

Si no insertamos una vocal de conexión, otra forma de evitar un grupo de consonantes no deseado, será omitir simplemente la consonante final del nombre que debe recibir la terminación del caso. Especialmente donde la consonante final del nombre sea idéntica a la primera consonante de la terminación del caso, estas dos consonantes podrán simplemente fusionarse. Como ya se ha indicado, Tolkien usó primero mindoninnar como el alativo plural de mindon "torre", pero luego decidió olvidarse de la vocal conectora introducida ante -nnar y en su lugar construyó la forma contraída mindonnar, lo que simplemente representa: mindon+nnar. Como vemos, la -n final de mindon se fusiona con la primera n- de la terminación -nnar. Un ejemplo mucho más conocido, es Elenna (de Elen+nna) como nombre de Númenor: después de seguir a la Estrella de Eärendil a través del océano hacia su nueva tierra, los Eldain "...llamaron a su tierra Elenna, Guía de las Estrellas..." (Akallabêth, UT:317: Elenna·nórë = "la tierra llamada Guía de las Estrellas"). En un estilo similar, quizá al ablativo de Menel "cielo" pudiera ser Menello (de Menel+llo), en vez de Menelello.

NOTA: Estoy maravillado de ver como son tratados ciertos nombres con formas especiales en su raíz. En el caso de talan, talam "piso, planta", el alativo "a un piso/una planta" o "sobre/encima de un piso/una planta", sería talamenna, con una vocal de conexión insertada (el ablativo debería ser ciertamente talamello), pero ¿podríamos empezar también a partir de talan y emplear talanna (de talan+nna) como forma del alativo? Y, ¿qué ocurre con el nombre toron, torn "hermano"?¿Debería "a un hermano" ser torenna con una -e- insertada como vocal de conexión entre la forma de la raíz y la terminación del caso, o podríamos simplemente decir toronna (de toron+nna)? En este punto, no podemos saber que hubiera aceptado Tolkien como correcto. Yo no rechazaría como errónea ninguna de estas alternativas.

Parece ser que la -n final de los cuatro puntos cardinales: Formen, Hyarmen, Rómen, Númen "Norte, Sur, Este, Oeste", se pierde en la mayoría de los casos ante las terminaciones del alativo, ablativo y locativo (el caso locativo se verá en la próxima lección). Un refugio al este de Númenor se llamaba Rómenna, literalmente "Guardianes del este" (ver su entrada en el índice de UT, y en LR:47), claramente debido a que los barcos navegaban hacia allí desde los confines del Este. Por supuesto, Rómen-nna > Rómenna es un ejemplo más de cómo la consonante final de un nombre se fusiona con la consonante inicial de la terminación del caso. Sin embargo, Namárië tiene a Rómello "desde el Este" como al ablativo de Rómen "Este", y aquí no hay duda de que la -n final se ha omitido para evitar la forma imposible **Rómenllo. Pudiera ser que Rómenello, con una vocal conectora insertada, hubiera sido también una forma válida, pero como ya he dicho, las contracciones parecen ser formas habituales cuando las palabras que definen a los cuatro puntos cardinales se han de declinar en alativo o ablativo.

EQUË Y AUTA: DOS VERBOS PECULIARES:

- El verbo equë-: Tenemos una muy temprana referencia de la palabra Quenya que significa "decir" o "hablar": quet- (aoristo: quetë, presente: quéta, pasado: quentë). Este verbo no se usa siempre; hay una palabra alternativa que se usa para introducir acotaciones. En WJ:392, Tolkien se refiere a:

"...una curiosa y evidentemente arcaica forma que sobrevive solo en las lenguas de Aman: [el primitivo] *ekwê, Q[uenya]: eque, T[elerin]: epe. No tiene formas de tiempos...siendo mayormente usada ante algunos nombres propios (singulares o plurales), o ante pronombres completamente independientes, en el sentido de "decir/dice", o "dicho". Una anotación siguiéndole, directa o (más raramente) indirectamente, tras una conjunción [p.e.: "Galadriel dijo que quería ir a la Tierra Media"].

En lo referente a la declinación, equë se puede definir como el verbo más simple de todo el idioma. "No tiene formas de tiempos...", así que equë puede interpretarse como el pasado "dijo" o el presente "digo/dice", dependiendo del contexto (quizá incluso pudiera ser el futuro "dirá"!). Principalmente se usa donde el sujeto es un pronombre completamente independiente (lo que veremos más adelante en este curso), o un nombre propio (no común). También debemos reparar en el orden de las palabras indicado por Tolkien: la palabra equë, va delante de su sujeto. Tolkien nos dio oraciones incluyendo la palabra equë, pero al mismo tiempo fueron oraciones basadas en la información proporcionada por él mismo, algo que haría posible una cosa así:

Equë Elendil: "Et Eärello Endorenna utúlien"
"Elendil dice/dijo: "Fuera del Gran Mar a la Tierra Media he venido"

Tolkien glosó equë no tan solo como "dice", sino también como "digo". Aunque en inglés "say" se entiende perfectamente también como plural, parece que al contrario de lo que sucede con los verbos normales, equë no lleva terminación -r cuando tiene un sujeto plural o más de un sujeto. Tolkien estableció que equë es típicamente "usado ante...un nombre propio" (singular o plural). Los nombres propios no suelen aparecer en plural (excepto en oraciones como "hay muchos Juanes en este pueblo"), así que cuando Tolkien habla del "plural de los nombres propios", se está refiriendo probablemente a varios nombres propios apareciendo juntos. Así pues, debemos asumir que una oración como esta que sigue, debería ser cuando menos aceptable:

Equë Altariel ar Teleporno: "Utúliemmë Valinorello"
"Altariel y Teleporno [Galadriel y Celeborn] dicen/dijeron: `Hemos venido desde Valinor`"

Tolkien indicó que equë raramente recibía sufijos de ningún tipo, ni terminación pronominal alguna (WJ:392), aunque las formas como equën "dije yo" también pueden darse (WJ:415).

No debe considerarse erróneo sustituir equë por una forma completa del verbo quet- con todas sus declinaciones normales (Elendil quetë/quentë... "Elendil dice/dijo...", Altariel ar Teleporno quetir/quenter "Galadriel y Celeborn dicen/dijeron..."). Donde el sujeto no es un nombre propio o un pronombre independiente, podría preferirse una forma de quet-: i nís quentë... "la mujer dijo...". Quizá el orden de las palabras también sea importante. Tolkien parece querer decirnos que equë se usa para introducir una anotación/acotación a continuación; si el que habla y el tema del que se habla se mencionan tras la anotación, quizá sea mejor usar una forma de quet-, p.e.:

Equë Elendil: "Utúlien" "Elendil dijo: `He venido`", pero:
"Utúlien", Elendil quentë "`He venido`, dijo Elendil".

También donde no haya anotación directa o indirecta incluida en la oración, probablemente sea mejor usar una forma de quet-. El ejemplo comprobado sin quentë Quendingoldo Elendilenna, citado más atrás (PM:401), que aparentemente significa "Así habló Quendingoldo [=Pengolodh], a Elendil". Muy probablemente, hubiéramos podido sustituir quentë por equë en este caso, pero quizá no.

- El verbo auta-: Este verbo significa "pasar, salir", "marchar, partir, dejar" (lo que piense el que habla)(WJ:366). Los que hayan leído Silm, habrán encontrado en el capítulo 20 la siguiente frase como parte de una arenga de batalla: auta i lómë! "la noche está pasando!"

De acuerdo con las reglas desarrolladas en nuestro curso, este verbo es bastante irregular, aunque Tolkien no pensaba así: en WJ:366, hace referencia a sus "variadas formas regulares". De cualquier forma, el pasado de auta- no es **autanë como cabría esperar. Hay varias formas posibles para este pasado. Una de ellas es anwë, formada por el infijo nasal de la raíz primitiva AWA-; la terminación -ta de auta- (¿quizá la primitiva awatâ-?), no aparece por ningún sitio en esta forma de pasado. Sin embargo, la forma anwë "solo se encuentra en la lengua arcaica", así que nos concentraremos en las formas modernas.

Hay dos formas establecidas del pasado y el perfecto del verbo auta-, con algunas diferencias de significado. Si el significado es "se marchó" en el puro sentido físico, algo como dejar un sitio para ir a otro, se usa oantë como pasado. Con arreglo a lo que dice Tolkien, esta forma es "regular para un verbo de los terminados en -ta" (aunque la mayoría de los verbos que terminan así, parece que forman su pasado añadiendo simplemente la terminación -në). El pasado, se supone que desciende de awantê que, es evidentemente un infijo nasal de awatâ, y en Quenya estas palabras originan oantë y auta respectivamente (con el cambio awa>oa, hemos presentado una palabra en la lección anterior: hroa "cuerpo", que Tolkien derivó de la primitiva srawâ). El perfecto de auta- usado en el mismo sentido "físico", es oantië "se ha ido [a otro sitio]". Esta forma perfecta está obviamente influenciada por el pasado oantë. Tolkien advirtió que la forma oantië muestra "intrusión de -n- desde el pasado" (WJ:366): normalmente el infijo nasal no aparece en el tiempo perfecto.

El otro conjunto de formas del pasado y el perfecto del verbo auta- no es menos irregular. El pasado alternativo es vánë y el perfecto avánië. La primera sílaba de vánë parece ser la descendiente Quenya de la raíz WÂ- (WJ:366, otra aparente manifestación de AWA-), mientras que la terminación -në es simplemente la del pasado normal (de nuevo, la forma perfecta parece estar influenciada por la forma del pasado: la -n- de vánë deslizándose dentro del perfecto: aván).

La forma vánë y el correspondiente perfecto avánië, han adquirido un significado más "abstracto" que las formas oantë, oantië. Vánë no significa "salió (hacia otro sitio)", sino más bien "desapareció, pasó". El perfecto avánië aparece (con la terminación -r del plural) en Namárië, en la oración yéni ve lintë yuldar avánier "largos años han pasado como rápidos sorbos". Esta oración ilustra claramente el significado de esta forma perfecta, porque obviamente el significado no es que yéni "largos años" se hayan marchado a otro sitio. Los "largos años" simplemente han pasado, se han esfumado y no han cambiado de lugar. Donde el sujeto es más tangible que "largos años", las formas vánë/avánië implicarían que dicho sujeto ha desaparecido, está perdido, ha muerto, etc...

Tolkien indicó en efecto, que el significado de vánë/avánië estaba influenciado por la palabra relativa vanwa "ido, perdido, evadido, pasado". Aparece dos veces en Namárië: si vanwa ná, Romello vanwa, Valimar "ahora está perdido, perdido [para aquellos] venidos del Este, está Valimar". En WJ:366, Tolkien llama a vanwa "el participio pasado" de auta-, aunque obviamente no tiene conexión con los participios pasados o pasivos que hemos visto anteriormente en este curso (construidos con las terminaciones -na o -ina). Hay evidencias de algunas alternativas, de algunos participios más raros terminados en -nwa. Sin embargo, con todos los intentos y propuestas, importa poco si llamamos a vanwa participio o adjetivo verbal (como hace Nancy Martsch en su BQ).

NOTA 1: Como se apuntó en la Lección Ocho, también es posible que Tolkien al escribir Namárië pensara en la palabra avánier como en la forma perfecta de un verbo que aparece en las Etym: vanya- "ir, partir, desaparecer" (ver la entrada WAN-). Deberíamos aceptar las ideas que tuvo Tolkien después de LotR acerca del verbo auta-; aparece después de todo, en algunas fuentes primarias como el Silm. La palabra adjetival vanwa "ido, perdido", se encuentra ya en el QL de 1915 (QL:99), y se ha ido manteniendo durante todas las etapas del desarrollo del Quenya.

NOTA 2: En las Etym, entrada GAWA-, aparece un verbo auta- "inventar" algo distinto. Parece que el último auta- "ir, marchar, salir" no existe en el tiempo en que Tolkien escribe las Etym. Debemos de cualquier forma, aceptar ambos verbos como válidos en Quenya, pudiendo distinguir entre ellos en algunos tiempos, usando quizá la forma autanë como pasado simple de auta- "inventar".

TERMINACIONES PRONOMINALES POSESIVAS:

Hasta ahora hemos visto cinco terminaciones pronominales que se pueden añadir a los verbos en función a sus sujetos: -nyë (acortada a -n): "yo", -lyë: "tu", -lmë y -mmë: "nosotros" (inclusivo y exclusivo), más -ntë: "ellos". También hemos señalado que los pronombres Quenya acostumbran a aparecer como terminaciones y no como palabras separadas como sucede en muchos idiomas.

Los pronombres también pueden describir posesión o pertenencia. En nuestro idioma, tenemos pronombres como "mi/mío", "tu/su/tuyo/suyo", "el/ella/de el/de ella", "nosotros/nuestro", "vosotros/vuestro", "ellos/de ellos". En el Quenya, estos pronombres se definen mediante terminaciones, aunque estas se añaden lógicamente a los nombres y no a los verbos. P.e.: la terminación que definiría "mi", sería -nya. Así pues, "mi casa" sería coanya, mientras que "mi tierra" es nórenya. El acento recaerá en la sílaba anterior a la de la terminación pronominal: co-A-nya, nó-RE-nya. Todas las terminaciones pronominales comienzan con un grupo de consonantes, y en concordancia con las reglas normales, el énfasis recaerá en la segunda sílaba desde el final cuando su vocal vaya seguida por un grupo de consonantes.

Como se ve claramente, todas las terminaciones citadas terminan en la vocal : -nyë "yo", -lyë "tu", etc. Las terminaciones posesivas pronominales correspondientes, pueden derivarse cambiando simplemente la vocal final por -a. Ejemplos:

-nyë "yo" / -nya "mi"

-lyë "tu" / -lya "su"

-lmë "nosotros" / -lma "nuestro" (inclusivo)

-mmë "nosotros" / -mma "nuestro" (exclusivo)

Así, además de coanya "mi casa", podremos obtener coalya "su casa", mientras que coalma y coamma se podrían traducir ambas como "nuestra casa".

NOTA: Hasta ahora hemos visto que la diferencia entre el "nuestro" inclusivo y el exclusivo, era similar a la existente entre el "nosotros" inclusivo y el exclusivo que hemos visto en la lección anterior. Así pues, "nuestra casa" se expresará como coalma si el único (los únicos) al/los que se dirige/dirigen son también los propietarios de la casa, y van incluidos en la palabra "nuestra". De lo contrario, coamma será la palabra que utilicemos para referirnos a "nuestra casa" si estamos hablando a una parte en la que no se encuentran los propietarios y por consiguiente no están incluidos en la palabra "nuestra".

Parece razonable asumir que la terminación -ntë "ellos", tiene su contrapartida en -nta "de ellos", aunque este último sufijo no está comprobado en el material publicado hasta la fecha. Un problema podría ser que chocara con la terminación del alativo dual, pero en el peor de los casos sería más difícil explicar si ciryanta debe interpretarse como "una pareja de barcos" o como "sus/de ellos barcos". Presumiblemente, las terminaciones deben poder combinarse: ciryantanta "a su/de ellos pareja de barcos"! No construiré ejercicios que contengan la terminación no contrastada -nta "su/de ellos", y os recomiendo que no las escribáis.

Combinación de las terminaciones pronominales posesivas con las terminaciones de caso y número:

Combinar estos dos tipos de terminaciones es lo que más fácilmente nos permitirá manejar el total de las formas del nombre Quenya. Hemos dejado de lado cientos de posibles combinaciones, pues ya que estamos en ello (en las combinaciones), las terminaciones relacionadas no son demasiado numerosas y la capacidad de nuestra memoria tampoco es ilimitada después de todo.

Tomaremos como ejemplo la palabra sambelya "tu habitación" (sambë "habitación"+-lya "tu"), declinándola para todos los números y casos que hemos visto hasta ahora en este curso. Si esto nos parece algo complicado que nos intimida al primer golpe de vista, tengo que deciros que poco a poco iremos descubriendo que es perfectamente regular, y que no nos vamos a encontrar nuevas informaciones en absoluto: tan solo hay que comenzar por sambelya "tu habitación", y tratar de hacer lo mismo con cualquier otro nombre terminado en -a, añadiéndole las terminaciones normales para el número y el caso. Una consecuencia de esto, será que la palabra tendrá el plural acabado en -r (sambelyar "sus habitaciones"), aunque sambë "habitación" aparezca en plural con la forma acabada en -i (sambi "habitaciones").

- Nominativo/Acusativo: singular: sambelya "tu habitación", dual: sambelyat "tu pareja/par de habitaciones", plural: sambelyar "tus habitaciones" (En la forma arcaica del Quenya, que tenía un acusativo diferente, veríamos seguramente el acusativo singular sambelyá, y el acusativo plural sambelyai, pero en este curso no usaremos formas diferentes).

- Genitivo: singular: sambelyo "de tu habitación" (la terminación -o del genitivo sustituye al final -a de sambelya, aunque aquí la -a es parte de otra terminación), dual: sambelyato "de tu pareja/par de habitaciones", plural: sambelyaron "de tus habitaciones".

- Posesivo: singular: sambelyava "de su habitación", dual (?): sambelyatwa "de su pareja/par de habitaciones", plural: sambelyaiva "de sus habitaciones".

- Dativo: sambelyan "para tu habitación", dual: sambelyant "para tu pareja/par de habitaciones", plural: sambelyain "para tus habitaciones".

- Alativo: sambelyanna "a tu habitación", dual: sambelyanta "a tu pareja/par de habitaciones", plural: sambelyannar "a tus habitaciones".

- Ablativo: sambelyallo "desde tu habitación", dual: sambelyalto "desde tu pareja/par de habitaciones", plural: sambelyallo (o -llor) "desde tus habitaciones" (en el caso del alativo y el ablativo, el acento recae en la vocal que va delante de la terminación del caso [p.e.: sambelyAllo], en concordancia con las reglas normales sobre acentuación, las cuales se aplican a todas las formas citadas aquí).

NOTA: La Declaración de Elendil incluye las palabras sinomë maruvan, ar hildinyar "en este lugar moraré, yo y los míos". Del ejemplo hildinyar "los míos", se podría deducir que los nombres plurales con terminación -i (como hildi "de ellos"), deben asumir esa terminación ante las terminaciones pronominales y las marcas secundarias del plural (como -nya o -r de hildinyar). Si así fuera, "tus habitaciones" debería ser sambilyar en vez de sambelyar como henos puesto más atrás. Es posible, pero el ejemplo hildinyar tiene sus propias peculiaridades; ver más adelante.

ATENCION: La terminación del pronominal posesivo, se añade primero y las terminaciones de número y caso se añaden tras ella: "Desde tu habitación", sería sambelyallo y no **sambellolya. Un ejemplo del mismísimo Tolkien, es el saludo: anar caluva tielyanna "el Sol brillará sobre tu camino" (UT:22,51): el nombre tië "camino" aparece aquí en combinación con la terminación pronominal -lya "tu" y tielya "tu camino" se expande a su vez con la terminación del alativo: -nna "sobre", para expresar "sobre tu camino".

Otro ejemplo de un nombre equipado con ambas terminaciones: la pronominal y la del caso, aparece en el más famoso saludo élfico: "una estrella brilla en la hora de nuestro encuentro": elen síla lúmenn` omentielmo, como la versión impresa en la primera edición de LotR. Con esta lección, ya hemos presentado toda la gramática necesaria para comprender esta oración: elen "una estrella", síla "brilla" o mejor "está brillando" (el presente continuo del verbo sil-), lúmenn` (o la forma completa lúmenna) "en (la) hora" (el nombre lúmë "hora"+la terminación alativa -nna "en"), y finalmente, la palabra que es de verdad relevante para lo que aquí y ahora estamos tratando: omentielmo. Esta debe analizarse como un nombre (¿o gerundio?) abstracto omentië "encontrando"+la terminación -lma del "nuestro" inclusivo (WJ:367), y omentielma "nuestro encuentro", va equipada con la terminación -o del genitivo, para expresar "de nuestro encuentro": así pues, omentielmo, ya que la -o sustituye a la -a.

El dual inclusivo "nuestro":

En la edición revisada de LotR (1966), Tolkien alteró la palabra omentielmo, convirtiéndola en omentielvo, aunque la traducción permaneció inalterable: "de nuestro encuentro". Hizo una explicación interna de este cambio, referida brevemente en una de las notas de Humphrey Carpenter en la colección de las Cartas de Tolkien que editó (Cartas:447, notas sobre la Carta #205):

"El idioma élfico Quenya tiene una diferencia en su declinación dual, la cual cambia el número de personas involucradas; para dar a entender este defecto, Tolkien remarcó que `era un error que habitualmente cometen los Mortales`. En este caso, Tolkien dijo en una nota que en el Libro de Thain de Minas Tirith (una de las supuestas fuentes de LotR), constaba omentielvo, pero que el manuscrito original de Frodo (perdido), probablemente llevara omentielmo; y que omentielvo es la forma correcta en el contexto en cuestión.

El quiz de la cuestión parece ser el siguiente: en el saludo "una estrella brilla en la hora de nuestro encuentro", la palabra "nuestro" se refiere al encuentro de "dos" personas (Frodo y Gildor, el primero dirigiéndose al segundo). Sin embargo, un "nuestro" dual es apropiado aquí ("nuestro" significando "de ti (singular) y de mí"). El manuscrito original (y perdido) de Frodo, llevaba en cambio un "nuestro" plural (terminado en -lma, o con la terminación -lmo del genitivo), pero ese es el tipo de "nosotros" que se usa para referirse a algo concerniente o perteneciente a tres o más personas. Resultaba inapropiado, cuando tan solo dos personas (Frodo y Gildor) se encuentran involucradas en "nuestro encuentro". Este pequeño error gramatical de Frodo fue gentilmente subsanado en el libro de Thain de Minas Tirith, una de las copias de su manuscrito original.

Esta explicación "interna" es tan solo una mera racionalización por parte de Tolkien. Desde un punto de vista "externo" es obvio lo sucedido: tras la publicación de LotR, el Profesor no pudo resistir la tentación de seguir arreglando la tabla de los pronombres Quenya (un proceso que había estado haciendo durante décadas). Aparentemente, decidió incluir formas duales especiales de "nosotros" (inclusivo) y "nuestro", que pudieran usarse cuando tan solo dos personas son las afectadas: el que habla y al que este se dirige... Por desgracia, esta revisión entra directamente en conflicto con una obra ya publicada sobre el Quenya, pero a pesar de ello, el Profesor cambió omentielmo por omentielvo y fabricó una pequeña historia para explicar la discrepancia desde un punto de vista "interno": Frodo simplemente no conocía bien la gramática! Gildor señala a los otros Elfos: "aquí tenemos a un aprendiz de la Lengua Antigua", de repente y con aire irónico! Quizá tengamos que imaginar un par de furtivas y divertidas sonrisas en los labios de los asistentes: "Ah! Tras todos estos siglos, los Mortales siguen sin ser capaces de usar bien los pronombres duales...!"

Dejemos a los pobres Mortales que intenten contestar a esto: ¿Cuál es realmente la terminación para el dual "nuestro" (inclusivo), y la correspondiente para el dual inclusivo de "nosotros"? La mayoría de las extrapolaciones sinceras nos llevarían a esta conclusión: sustituyendo la terminación -o del genitivo de omentielvo, nos daría omentielva, pues seguramente el sufijo pronominal posesivo será -a, como en todos los otros ejemplos comprobados de este tipo. Procedemos a aislar -lva como terminación para el dual "nuestro" inclusivo, p.e.: coalva "nuestra casa", definiendo a una casa propiedad de dos personas, una de las cuales le habla a la otra. Con arreglo al patrón observado en algunos pares como -lya "tuyo/suyo", frente a -lyë "tu", podemos asegurar que nuestra reconstruida terminación -lva "nuestro", corresponde a una terminación -lvë "nosotros", un "nosotros" inclusivo dual que significa "tu y yo": leyuvalvë i ostonna "nosotros iremos a la ciudad [tu y yo]". Advierto que la terminación para el "nosotros" inclusivo presentada en la lección anterior -lmë, se referiría a un grupo de al menos tres personas.

NOTA: Hasta donde se sabe, el Quenya no tiene una terminación específica para el "nosotros" exclusivo dual (literalmente: "yo y exactamente UNA persona más!"). Se asume que -mmë se usa para el "nosotros" exclusivo, y -mma para el "nuestro" exclusivo, y no para otro cualquier grupo de dos o más personas afectadas. En uno de nuestros ejemplos caseros anteriores, ponemos las palabras utúliemmë Valinorello en los labios de Galadriel y Celeborn. Por otro lado, nadie debe sorprenderse al ver que Tolkien intentó terminaciones específicas para el "nosotros" y el "nuestro" exclusivo dual, con objeto de hacer la tabla de pronombres completamente simétrica.

Como ya he dicho, la más honrada y sincera reconstrucción basada en la forma omentielvo "de nuestro encuentro", nos llevaría a extrapolar las terminaciones duales inclusivas -lva "nuestro" y -lvë "nosotros". Esta reconstrucción podría ser correcta y deberíamos prestar atención a estas formas, usadas por muchos escritores. También existen otras posibilidades. Si aislamos el elemento dual específico de la palabra omentielvo, obtendremos la -v- que, de alguna manera, está relacionada con la terminación dual -u (como en Aldu "Dos Árboles"). Pero si la -u se transmutara en una consonante, lo haría seguramente en -w que corresponde a una "semivocal" (la vocal u se usa de hecho como consonante). Se ha sugerido también, que la terminación para el dual inclusivo "nuestro" pudiera no ser -lva después de todo, sino quizá -lwa. Con arreglo a esta teoría, añadir la terminación -o del genitivo produciría -lvo, en vez de **-lwo, por la simple razón de que -wo- no es una combinación posible en Quenya. En efecto, la w (la consonante que se corresponde con la u), se convierte aquí en v ante o. Un paralelismo fonético posible se muestra en alguno de los nombres citados en PM:352-353. Un ejemplo es Telufinwë "El Último Finwë", que se cita como una forma corta de Telvo. Aparentemente, esto es el elemento inicial del nombre completo: telu+el sufijo -o (funcionando aquí como una terminación de masculino). Vemos como la -u de Telu se ha convertido en v en el nombre Telvo, evidentemente ante la -o. Podríamos imaginar un desarrollo por medio del cual, una forma como Teluo se redujera a dos sílabas pronunciando Telwo, y esta forma finalmente se hubiera visto alterada convirtiéndose en Telvo, deshaciéndose de la desconocida combinación -wo-. De forma similar, omentielwo podría haberse transmutado hacia la forma contrastada omentielvo.

Si la terminación del "nuestro" dual inclusivo es -lwa y no -lva, podemos también asumir que la terminación del "nosotros" dual inclusivo será -lwë en vez de -lvë. Pero extrapolar a partir de una forma que se ha reconstruido a sí misma, es por supuesto, un negocio muy arriesgado.

Adición de terminaciones pronominales a nombres terminados en consonante:

Con el fin de evitar grupos imposibles de consonantes, deberemos insertar una vocal extra (-e-) ante la terminación pronominal cuando esto sea necesario. Como recordaremos, esta vocal extra puede colocarse también ante las terminaciones de caso. Combinando atar "padre" con -lya "tu" para expresar "tu padre", produciremos atarelya (**atarlya no es posible en Quenya). "Nuestro padre", sería ataremma ("nuestro" exclusivo) o atarelma ("nuestro" inclusivo), y también atarelva o atarelwa si "nuestro" es un pronombre dual inclusivo ("el padre de los dos de nosotros"). Puede que si el pronombre es plural, se pueda utilizar -i- como vocal conectora, si las terminaciones pronominales y las del caso se comportan de la misma manera: el vocablo elenillor (acuñado por el mismo Tolkien) "desde las estrellas/de las estrellas". Así pues, "tus estrellas" sería elenilyar, y "nuestros (exclusivo) padres", sería evidentemente atarimmar en vez de ataremmar (por supuesto, es principalmente la -r final la que hace las funciones de plural en este caso, así que no puede haber dudas en cuanto al número). Puede ser que hildinyar "mis herederos" de la Declaración de Elendil, sea un ejemplo de esto, si el nombre "heredero" fuera (?)hil, con la raíz hild-, plural hildi.

No obstante, la terminación -nya "mi" parece ser algo especial. Donde se requiere una vocal conectora, siempre se prefiere -i-, independientemente de que el nombre al que se le añade sea singular o plural. Parece que esta vocal conectora refleja la vocal de la raíz primitiva que produce en Eldain la primera persona del pronombre: NI²-(citada en Etym y definida simplemente como "yo"). La Canción de Fíriel tiene ananinya y no **anarenya "mi Sol". De forma parecida, "mi padre" es atarinya (LR:61) en vez de (?)atarenya; no podemos saber si la última forma es también válida. El (nominativo) plural "mis padres", sería atarinyar, así que singular y plural permanecen distintos. En la misma línea, la forma singular de hildinyar "mis herederos" podría ser hildinya "mi heredero", con la misma -i- como vocal conectora, aunque se prefiera siempre la terminación -nya. En el caso de otras terminaciones como -mma "nuestro", podríamos ver una variación entre hildemma (?) "nuestro heredero" y hildimmar "nuestros herederos"; en el último caso, la -i- es la terminación normal del plural nominativo, usada como vocal conectora (en Etym, entrada KHIL-, aparecen precisamente algunas formas plurales como hildi "seguidores", que tiene en su significado un importante paralelismo con "herederos").

Se ha sugerido que la terminación -nya unida a un nombre terminado en , desplazaría a la con una -i (así como la terminación plural -i desplaza a la final cuando se añade a un nombre). Sin embargo, un ejemplo del mismo Tolkien que se publicó en el verano de 2000, demuestra que esto no es así: VT41:11 lleva órenya y no **órinya "mi corazón" (órë "corazón", en el sentido de "mundo interior"). Con arreglo al sistema que estamos intentando desarrollar, diríamos que el plural "mis corazones" sería órenyar en vez de (?)órinyar, ya que órë termina en y así no requiere vocal conectora como sufijo. Carta Plotz: lassennar, y no **lassinnar, como el plural alativo de lassë "hoja", aunque el nominativo plural es lassi. En una línea parecida veríamos lassenya "mi hoja" frente a lassenyar "mis hojas" (más difícil: **lassinyar). La vocal conectora -i- funciona solo en los casos en los que los nombres plurales terminan en consonante y reciben terminaciones; los nombres en singular llevan en cambio la -e- como conectora, excepto en el caso de la terminación -nya "mi", que prefiere -i- dependiendo de si el nombre al que se añade es singular o plural (si es plural irá indicada por las terminaciones secundarias de número y/o caso que llevará añadidas tras la terminación -nya).

NOTA: Por supuesto, asumimos que los nombres terminados en cuyas raices llevan -i- aparecerían con la última forma cuando se añaden terminaciones. Así, si lírë (líri-) significa "canción", "mi canción" sería evidentemente lírinya (plural lírinyar "mis canciones"). Esto sería bastante diferente si viéramos líri- ante cualquier sufijo de pronombre o de caso (lírilya "tu canción", ablativo lírillo "de una canción", etc.).

En algunos casos, se usan las formas contraídas en vez de insertar vocales conectoras. En UT:193, se nos proporciona la forma aranya sin traducir, pero que aparentemente significa "mi rey" (Erendis usa esta palabra cuando se dirige al Rey de Númenor). Es seguramente: aran "rey" + -nya "mi", que daría la forma imposible **arannya, simplificada a aranya. Posiblemente también fuera aceptable (?)araninya, pero cuando el nombre termina en la misma consonante con la que comienza la terminación pronominal, se permite la fusión de la última consonante del nombre con la primera consonante de la terminación, un fenómeno que se observa también donde aparecen involucradas las terminaciones de caso (mindonnar en vez de mindoninnar como alativo plural de mindon "torre"; quizá "mis torres" fuera mindonyar en vez de mindoninyar).

Especialmente donde figura la terminación -nya "mi", las formas contraídas pueden funcionar donde no sería necesario añadir una contracción a una palabra permitida. La palabra del Alto Elfico que define "hijo" es yondo, por lo que "mi hijo" será yondonya y, a pesar de todo, existe una buena razón para dudar de que esa forma sea válida. Ya en LR:61, Elendil se dirige a su hijo como yonya, aparentemente una variedad contraída de yondonya. Quizá yonya se usara como "mi hijo" principalmente cuando se dirigían al hijo como directamente afectado. Si fuera así, tendríamos un ejemplo paralelo: una palabra para definir "niño", es hína o hina, usándose la última (la de la vocal corta) solo cuando "nos dirigimos a un niño (joven)" (WJ:403). Tolkien hizo una nota acerca de este hina usado como una forma de dirigirse a alguien, y que generalmente, aparece en la forma hinya "mi niño", siendo esta última una forma contraída de hinanya (otra vez WJ:403).

Sumario de la Lección Catorce:

El caso alativo Quenya se forma con la terminación -nna (plural -nnar) y expresa la idea básica de "a/hacia", p.e.: ciryanna "a un barco". En ciertos contextos, este caso también puede expresar "sobre, encima" o "dentro". El caso ablativo se forma con la terminación -llo (plural -llon, alternativamente -llor), y significa "de/desde", p.e.: ciryallo "de/desde un barco"; a veces el ablativo puede también implicar "fuera de". Las formas duales del alativo y el ablativo terminan en -nta y en -lto respectivamente (al menos en el caso de los nombres con las formas duales del nominativo terminadas en -t; puede ser que los nombres con las formas duales del nominativo terminadas acabadas en -u, tengan las terminaciones básicas en -nna o en -llo siguiendo a la vocal citada). Si un nombre que acaba en consonante tiene que recibir la terminación del caso alativo o ablativo, debe insertarse una vocal conectora (en el singular -e- y en el plural -i-), ante la terminación del caso a fin de evitar un grupo imposible de consonantes; de no ser así, usaremos la forma contraída (p.e.: Rómello "desde el Este" = Rómen+llo). - El verbo equë- es una forma peculiar que no se halla influenciada por el tiempo, y raramente, lleva terminaciones de ningún tipo; significa "dicho/dijo" o "dice" y se usa para introducir acotaciones, donde el sujeto (que sigue al verbo equë- y precede a la acotación) es un nombre propio o un pronombre independiente. - El verbo auta- "pasar, salir, dejar" tiene formas sorprendentes en el pasado y el perfecto: oantë u oantië si el verbo se refiere al hecho de dejar fisicamente un sitio para ir a otro, pero vánë y avánië, si el verbo se refiere a desaparición, pérdida, muerte, etc. - Los pronombres posesivos Quenya se expresan generalmente por la adición de terminaciones al nombre relevante (la cosa poseida). Estos sufijos incluyen -nya "mi", -lya "tu", -lma "nuestro"(inclusivo) y -mma "nuestro" (exclusivo). Advierto que estas terminaciones posesivas corresponden a las terminaciones pronominales del sujeto añadidas a los verbos, la primera terminación en -a mientras que la última es en (asimismo, la terminación no comprobada para "suyo/de ellos", podría ser -nta, en correspondencia con -ntë "ellos"). Hay también una terminación específica para el "nuestro" dual inclusivo, pero esta forma no se puede reconstruir con entera confianza (estas son: -lva o -lwa; tan solo -lvo con la terminación del genitivo añadida está contrastada). Donde se requiera, se deberán incluir vocales conectoras entre el nombre y la terminación pronominal, probablemente deberán aplicarse las mismas reglas en el caso de las terminaciones -nna y -llo, excepto en aquellas que terminan en -nya "mi" que parecen preferir la vocal conectora -i-. Toda vez que un nombre lleva una terminación pronominal, este nombre puede estar influenciado por el número o el caso, como si se tratara de un nombre regular terminado en -a.

VOCABULARIO:

Ya hemos terminado con los números básicos del 1 al 12 (incluyendo el número que hemos deducido: rasta). Los números más altos son desgraciadamente bastante inciertos, aunque tenemos algunas pistas. Podemos añadir algo más a este respecto, pero en esta y en las dos lecciones siguientes, presentaremos los números ordinales comprobados, los que muestran o definen orden o posición en una determinada serie, como: primero, segundo, etc...

Minya:"primero" (el número minë "uno" y la terminación adjetival -ya. El nombre original del "Primer Clan de los Elfos" era Minyar, literalmente: "Los Primeros", aunque más tarde los Noldor les llamaron "Vanyar" o "Únicos Nobles" [WJ:380,382-383]).

Equë-: "digo/dices" "dijo/dicho" (sin tiempo; este verbo introduce a los comentarios)

Auta-: "dejar ir, pasar, marchar, abandonar" (pasado: oantë, perfecto: oantië, alternativamente: vánë y avánië, refiriéndose estas dos últimas formas a la desaparición o muerte, como se ha explicado antes). El participio pasado de auta-, es vanwa "perdido, ido, pasado, evadido", pero esta palabra puede tratarse casi como un adjetivo independiente.

Menta-: "enviar"

Ruc-:"sentir miedo/horror/temor, temer" (construido a partir de "de/desde el objeto temido", significando presumiblemente que sería el objeto directo correspondiente al caso ablativo en Quenya)

Ambo: "colina"

Mindon: "(gran) torre" (el Mindon Eldaliéva o "Gran Torre de Eldalië", mencionada en el Silm. La primera sílaba de mindon es relativa al nombre minë "uno", ya que un mindon es "una torre aislada" y no parte de una estructura más grande).

Númen: "Oeste" (Númenor, Númenórë "Confín del Oeste" o "Tierra del Oeste": núme(n)+nórë). Parece que los nombres de los puntos cardinales se tratan como nombres propios, con mayúsculas y sin necesidad de artículo: Rómello en Namárië (lo que Tolkien tradujo como "desde el Este"", y que sin embargo en el texto Quenya figura sin la i).

Sambë: "habitación, cámara" (en Sindarin sam, samm-: el Sammath Naur, o "Cámaras de Fuego" dentro del Monte Maldito).

Yondo: "hijo"

Haira: "lejos, remoto"

Et: "fuera" (seguido por el ablativo para expresar "fuera de").

Para añadir a nuestra lista tradicional de doce nuevas glosas introduciremos también un par de nombres propios, requeridos para los ejercicios. De acuerdo con nuestra política, evitaremos hacer referencias explícitas a la mitología de Tolkien en estos ejercicios, por lo que aquí no apareceran nombres propios acuñados por él. Así que, acuñaremos nuevos nombres siguiendo sus principios. La terminación -(n)dil aparece a menudo en los nombres masculinos, y significa "amigo" o "amante", p.e.: Eärendil "amigo del mar", o Elendil "amigo de la Estrella" (pero también implica "amigo del Elfo", ya que las palabras elen y Elda están relacionadas y a menudo eran confundidas por los Eldain: WJ:410). Así, nos aventuraremos y diremos Calandil "amigo de la luz". Para los nombres femeninos, se pueden observar ciertos patrones en los que un adjetivo terminado en -a puede convertirse en un nombre femenino cambiando la terminación a (no confundir con la forma plural del adjetivo), p.e.: una de las reinas de Númenor, se llamaba Ancalimë, un nombre claramente formado a partir del superlativo ancalima "la más brillante" (De forma similar los nombres masculinos pueden formarse cambiando la terminación -a por -o, o bien por -on, p.e.: Sauron, frente a saura "podrido, asqueroso". De repente entendemos porque el Señor Oscuro no permitía a sus siervos usar el nombre que los Elfos le habían dado!) Comenzando a partir de un adjetivo manejable como nessima "juvenil", podemos derivar el posible nombre de mujer Nessimë "la Única Joven". Sin embargo, el significado de los nombres Calandil y Nessimë no tiene importancia alguna para el desarrollo de los ejercicios.

EJERCICIOS:

1: Traducir al español:

A. Lelyuvalmë i mindonello i coanna

B. Ilyë Eldar avánier Ambarello

C. i Naucor utúlier i orontillon; elendientë i coannar ar súcar limpelma

D. i úmië ohtari mapuvar i malta lielmava mentien harmalmar haira nórenna

E. i nís oantë coanyallo ar lendë i sírenna

F. i minya cirya tuluva Númello

G. Quen rucë i rávillon, an amátientë i aran liemmo, ar úvantë auta nóremmallo

H. Equë Nessimë Calandilenna: "Yondonya avánië sambenyallo!"

2: Traducir al Quenya (y advierto que el "nuestro" inclusivo será un pronombre plural, ya que la forma exacta de la terminación del dual "nuestro" inclusivo no se puede reconstruir con exactitud y certeza):

I. Calandil dijo a Nessimë: "Tu hijo ha salido de la casa junto con todos los chicos ha ido a la colina"

J. Desde el cielo [Menel: el firmamento], el Sol da luz a nuestro (inclusivo) mundo, y la oscuridad ha desaparecido

K. Calandil dijo al malvado rey: "He enviado a tus guerreros a la Torre para encontrar a mis hijos. Mi esclavo protegerá a los chicos y no morirán!"

L. El hombre que tenía [arwa] los barcos, quería partir y todos los barcos se dirigieron al Oeste [confines]

M. Nosotros (exclusivo) fuimos a un apartamento de dos habitaciones [el dual de sambë], y el hombre de las colinas dio a su hijo una gran espada diciendo [quétala]: "La espada viene de una tierra remota, más allá de los confines del Oeste" (para "confines del Oeste" utilizar el superlativo de haira)

N. Todos los árboles murieron y desaparecieron de nuestra (inclusivo) tierra y Calandil y Nessimë dijeron: "Nosotros (exclusivo) enviaremos a nuestros (exclusivo) esclavos a buscar una tierra con [o "teniendo"=arwa] muchos árboles"

O. La doncella dijo al animal: "Temo [tengo miedo de] tus grandes cuernos (dual)"

P. Fui a nuestra (inclusivo) habitación a recoger mis cosas, ya que quería dar a mi hermano mi primer libro; el libro descansaba [estaba descansando] en el/sobre el suelo

EJERCICIOS ADICIONALES:

Relativos a los nombres Quenya combinados con terminaciones pronominales con sufijos para el caso y el número:

(Debemos comprobar las soluciones de los ejercicios anteriores antes de proceder a ejecutar estos ejercicios). Los ejercicios anteriores incluyen varios ejemplos de nombres con terminaciones pronominales y de caso, p.e.: lielmava "de nuestro pueblo". Un habilidoso conocedor del Quenya, debería ser capaz de extraer de un solo vistazo el significado de ciertas formas, percibiendo claramente que una sola palabra como ostolmallon significa "de nuestras ciudades", sin necesidad de descomponer dicha palabra en: osto-lma-llo-n "ciudad-nuestra-de-plural". Por supuesto, un habilidoso conocedor del Quenya también sería capaz de producir ciertas palabras, combinando las terminaciones relevantes sin vacilar.

3: Traducir la siguiente lista de palabras Quenya en frases españolas:

NOTA: En las soluciones de los ejercicios se usan los siguientes "equivalentes": los genitivos y las formas posesivo adjetivales, se han transformado en "construcciones de..."; las formas dativas se representan como frases preposicionales en "por/para", mientras que las formas del alativo y el ablativo se representan como frases que involucran a las preposiciones "a" y "de/desde" respectivamente. Se emplea el mismo sistema en los ejercicios siguientes de traducción del Quenya al español, con especificación de en que momento "de" debe traducirse como genitivo (gen.) o como un posesivo-adjetival (poss.)- En estos ejercicios hay también algunos ejemplos del sufijo para el "nuestro" inclusivo dual, aunque con la terminación del genitivo convenientemente añadida, ya que sabemos con certeza (gracias al famoso ejemplo omentielvo) la forma que asumen.

a. Coalmallon

b. Hroanyan

c. Hroalmain

d. Lambelmar

e. Nórelyanna

f. Engwemmar

g. Aranelyallo

h. Mólinyo

i. Mólinyaron

j. Ostolmannar

k. Lielvo

l. Yondolyava

m. Sambemmat

n. Sambenyant

o. Sambelyato

p. Sambelmanta

q. Sambelyalto

r. Lienyava

s. Yondolmaiva

t. Tárilyan

u. Liemmaiva

v. Nerinyaiva

w. Nerinyava

x. Seldonyain

y. Ciryammalto

z. Yondolvo

4: Traducir en palabras Quenya ("de"= genitivo o posesivo como se ha especificado, "por/para"= dativo, "a"= alativo, "de/desde"= ablativo):

a. A tus colinas

b. Para nuestra (exclusivo) paz

c. Tus dos volúmenes (libros)(usar la forma dual de parma)

d. A tu torre/A tus torres (traducir el singular y el plural por separado)

e. De (poss.) nuestra (exclusiva) reina

f. De (poss.) mis hermanas

g. Desde mi hermana

h. De (gen.) nuestros (inclusivo) regalos

i. De (gen.) nuestro (inclusivo) oro

j. Para nuestra (inclusivo) alegría

k. De (gen.) tu vino

l. Desde tu mundo

m. De (gen.) mi Sol

n. Por mi rey

o. De (poss.) nuestro (exclusivo) hijo

p. De (gen.) nuestras (exclusivo) copas

q. Para nuestra pareja de pájaros (usar la forma dual de aiwë)

r. A nuestra (exclusivo) doble pared (usar la forma dual de ramba)

s. Desde nuestra (inclusivo) doble pared (como el anterior)

t. Desde nuestras tierras

u. De (gen.) mis [dos gemelas] hermanas (usar la forma dual de seler, sell-)

v. De (gen.) nuestros (exclusivos) tesoros

w. A nuestros (inclusivo) caballos

x. De (gen.) nuestra (dual inclusivo) casa (= "de la casa de nosotros dos")

y. Por mi hermano

z. A nuestros (exclusivo) árboles

(1): La preposición "a" a la que se refiere el texto, es la partícula "to" que llevan los infinitivos de los verbos en inglés. En este ejemplo en particular, el original es "to recall" (recordar, rellamar). (N del T).


   

subir

Películas y Fan Film
Tolkien y su obra
 Noticias
 Multimedia
 Fenopaedia
 Reportajes
 FAQ
 El Rincón De...
 Nuevas FAQ
 Lenguas
Fenómenos: trabajos de los fans
Rol, Juegos, Videojuegos, Cartas, etc.
Otras obras de Fantasía y Ciencia-Ficción

Ayuda a mantener esta web




Nombre: 
Clave: 


Entrar en el Mapa de la Tierra Media con Google Maps

Mapa de la Tierra Media con Google Maps
Elfenomeno.com
Noticias Tolkien - El Señor de los AnillosReportajes, ensayos y relatos sobre la obra de TolkienFenopaedia: La Enciclopedia Tolkien Online de Elfenomeno.comFotogramas, ilustraciones, maquetas y todos los trabajos relacionados con Tolkien, El Silmarillion, El Señor de los Anillos, etc.Tienda Amazon - Elfenomeno.com name=Foro Tolkien - El Señor de los Anillos