Análisis de la Banda Sonora de La Comunidad del Anillo

07 de Junio de 2003, a las 00:00 - Tombo
Música y bandas sonoras - Reportajes Películas :: [enlace]Meneame

  

   ...LAS PRIMERAS SENSACIONES

 

     Recuerdo todavía a aquel pequeño, hace muchos años, un crío regordete de escasos seis años de edad, y que apenas sabía leer. Un día, medio dormido por el cansancio, ese crío se encontraba con su familia, en la sala de un gran cine de Valencia, ahí, a oscuras. Ese niño, ya mayor, no recuerda nada de la espera, sólo unos pequeños retazos, apenas unas pocas imágenes son retenidas en su mente. De repente, sobre un fondo negro, empezaron a pasar frente al joven espectador unas brillantes letras amarillas, letras que pasarían a formar parte de la iconografía personal de muchas gentes, y entre ellas, la de ese niño. En el fondo, una fanfarria poderosa, heroica, se escuchaba de manera atronadora. Este momento quedó grabado a fuego en el rincón de los recuerdos más preciados. No hace falta decirlo, ya lo habéis averiguado, pues se trataba de la fanfarria inicial de Star Wars, monumento a la inspiración y a la intuición musical. Mucha gente, y ello me consta, estaba esperando algo similar en el estreno de El SEÑOR DE LOS ANILLOS. Temo que aquel irrepetible momento es precisamente eso, irrepetible. Aquella banda sonora fue única por muchos motivos. Cada tema, cada momento, tenía un sello absolutamente brillante, a veces, no importaba lo más mínimo la historia que estaba relatando. Sin embargo, la música era tan poderosa que por sí misma suplía todas sus posibles carencias. Ahora estamos ante un caso absolutamente distinto. Howard Shore posee otras potencialidades totalmente diferentes a las del laureado John Williams. Curiosamente, allí donde Williams fracasa es donde Shore triunfa, y viceversa.
     El estilo que se vislumbra en ESDLA es más el de la emoción contenida, el de la insinuación, el del mundo de los sueños, de los deseos, de las frustaciones. Williams nos presentaba un mundo lleno de luces, totalmente extrovertido, directo como una llama al corazón. Shore, sin embargo, busca nuestra trastienda, los puntos débiles de nuestra conciencia. Son, pues, trabajos totalmente incomparables.
     Shore "fabrica" una banda sonora donde prima la introversión, la abundancia de claroscuros, de misticismo, de dobles fondos, de pequeños retazos que la imaginación debe completar, de angostos rincones. En definitiva, un mundo desproporcionadamente rico más cercano a los postulados impresionistas que a los románticos. A lo largo de la partitura, Shore no muestra, simplemente propone. En muchos momentos se intuye que allí hay más de lo que verdaderamente se está mostrando. Es la emoción pura, el misterio.
     Pero no todo es perfecto. A Shore le traiciona la coyuntura, la situación en la que se encuentra. Intenta cumplir todas las expectativas, y, en muchas ocasiones, recurre a baratos tópicos que no producen sino una sensación de simplicidad, de "dejà vu". En opinión de un servidor, Shore carece de la intuición melódica de otros grandes compositores. Él lo intenta, pero parece vacío. Así pues, el pegadizo tema "heroico" que arrastra a lo largo de toda la obra no impresiona por su calidad y por su originalidad, impresiona verdaderamente por el cómo y dónde aparece. Esto, en definitiva, lo dice todo de las capacidades de Howard Shore.
     Cabe decir que esta música no se bebe de un solo trago. En una primera audición puede abrumar, desconcertar, o incluso se puede llegar a detestar. Pero es con el poso de las diferentes escuchas, mediante el discurrir de los momentos con lo que surge todo lo que Shore quiere proponernos.
     Normalmente muchos compositores centran todos sus esfuerzos en apenas dos o tres temas principales, y el resto de banda sonora adolece de una dedicación mucho más plena. En nuestra banda sonora ocurre exactamente lo contrario. Es los momentos más delicados, los más ocultos, donde se atisban las verdaderas maravillas. Es como un bello cuadro impresionista, donde cada pincelada es todo un mundo pleno de vivencias.
     Sin embargo, todas las sensaciones remiten directamente al espectáculo visual que está a punto de caer sobre nuestras cabezas. Esta música debe pegarse como una lapa a cada uno de los fotogramas de la película, y todo parece indicar que la simbiosis será impresionante. Esta banda sonora muy difícilmente resiste la ausencia de imágenes, y por ello, su disfrute como música pura requiere bastante implicación por parte del oyente.
     ¿De Primeras sensaciones hablábamos?. Emotividad y dominio psicológico de las situaciones. Ausencia total de brillantez, recogimiento, y trabajo genial de timbres y ritmos. Un cóctel explosivo, evidentemente, pero no exento de algunas lagunas. Como diríamos, no todo el monte es orégano. Es curioso, pero la línea que separa lo estrictamente bueno de lo genial es bastante pequeña. Y surgen preguntas que uno no puede evitar formularse:
     " pequeñas maravillas musicales, apenas un solo momento de absoluta gloria, ¿configuran por sí mismas una obra maestra? "
     " si durante apenas un segundo se ha tocado el cielo, ¿podría redimir el resto?".

 

 



1 2 3

   

subir

Películas y Fan Film
 Noticias
 Multimedia
 Fenopaedia
 Reportajes
Tolkien y su obra
Fenómenos: trabajos de los fans
Rol, Juegos, Videojuegos, Cartas, etc.
Otras obras de Fantasía y Ciencia-Ficción

Ayuda a mantener esta web




Nombre: 
Clave: 


Entrar en el Mapa de la Tierra Media con Google Maps

Mapa de la Tierra Media con Google Maps
Elfenomeno.com
Noticias Tolkien - El Señor de los AnillosReportajes, ensayos y relatos sobre la obra de TolkienFenopaedia: La Enciclopedia Tolkien Online de Elfenomeno.comFotogramas, ilustraciones, maquetas y todos los trabajos relacionados con Tolkien, El Silmarillion, El Señor de los Anillos, etc.Tienda Amazon - Elfenomeno.com name=Foro Tolkien - El Señor de los Anillos